Elaboración de Guías para la evaluación de la formación en el puesto de trabajo (Código: 10726)

Entidad financiadora: 
Diputación de Barcelona
Duración: 
Enero 2007
Resumen: 

El Servicio de Formación Local (actualmente Servicio de Planificación de la Formación) de la Diputación de Barcelona planteó ya en 1998 la necesidad de medir la calidad de la formación en aquellos aspectos que más directamente afectaban a la ciudadanía y a la gestión interna de las propias administraciones locales Una parte del proyecto consiste en evaluar  el impacto y la transferencia de la formación anualmente y mediante estudios diacrónicos (Ver ficha de “Evaluación de efectos y trasferencia de la formación” y de “Evaluación longitudinal del impacto de la formación” ). Otra parte consiste en promover materiales y guías para la evaluación en el puesto de trabajo.

La primera fase del proyecto fue la elaboración y validación de 14 guías genéricas sobre otros tantos programas de formación; la segunda consistió en la concreción de guías en función de sus protagonistas y su validación a través de la aplicación directa.

Las guías de evaluación se elaboraron pensando tanto en su utilización individual como en la posibilidad de la triangulación posterior a partir de su utilización por distintos protagonista de la formación. Para ello, se planificaron y diseñaron 3 modelos de guía para cada una de las acciones formativas, de tal manera que la misma fuera evaluada por parte del propio participante en la acción formativa, por su supervisor directo, y por un evaluador externo como podría ser el responsable de recursos humanos u otro profesional.

Cada Guía se compone de distintas fichas o apartados, independientes, que permiten a la persona que la completa una aplicación espaciada de las mismas e incluso seleccionar las más óptimas para obtener una información realista sobre el desarrollo en el puesto de trabajo.

Las fichas se estructuran en distintas tipologías, como son:

  1. Fichas de percepción y/o autopercepción: la actividad requiere que la persona formada dé su punto de vista en relación a temáticas diversas relacionadas con la actividad formativa.
  2. Fichas de evidencias: la actividad exige la recopilación de diferentes hechos documentados que evidencian el dominio de una competencia o técnica.
  3. Fichas de reflexión: la actividad implica que quien haya participado en el curso pueda analizar y valorar una serie de cuestiones y tomar decisiones orientadas a la mejora.

También encontramos fichas y actividades planteadas que obligan a la recogida de evidencias y, al mismo tiempo, a la reflexión sobre la actividad realizada en el puesto de trabajo. Con esto se consigue que el trabajador, transcurrido un tiempo desde la finalización de la actividad formativa, reflexione nuevamente sobre los contenidos trabajados los días de formación y valore su aplicación, o no, en su puesto de trabajo. El proceso de evaluación se convierte también y de esta manera en un espacio para refrescar los conocimientos y reforzar las nuevas conductas y actitudes desarrolladas como consecuencia de la formación, además de permitir la reflexión sobre la práctica actual y la forma de adaptarla y/o mejorarla en base a lo realizado en la formación.

Financiación: 27.561,6 €

Miembros asociados al proyecto: 

Joaquín Gairín (UAB, Coord.), Carme Armengol (UAB), Aleix Barrera (UAB), Esther Belvis (UAB), Paulino Carnicero (UB), Maria del Mar Duran (UAB), Mercè Jariot (UAB) y José Luís Muñoz (UAB)

Campus d'excel·lència internacional U A B